<tbody id="4u1mc"></tbody>
      <s id="4u1mc"><object id="4u1mc"></object></s>

      <button id="4u1mc"><object id="4u1mc"></object></button><th id="4u1mc"></th>
      <tbody id="4u1mc"></tbody>
      <button id="4u1mc"></button>

      西班牙語學習網

      • 高級搜索
      • 收藏本站
      • 網站地圖
      • RSS訂閱
      • 設為首頁
      • TAG標簽
      • TAG列表
      • 關鍵字列表
      當前位置: 首頁 » 西班牙語閱讀 » 《1984》 » 正文

      中西閱讀:《1984》Parte1 第一章 7

      時間:2012-06-23來源:互聯網  進入西班牙語論壇
      核心提示:中西閱讀:《1984》Parte1 第一章 7 Winston dej de escribir, en parte debido a que le daban calambres. No saba por qu haba soltado esta sarta de incongruencias. Pero lo curioso era que mientras lo haca se le haba aclarado otra faceta
      (單詞翻譯:雙擊或拖選)

      中西閱讀:《1984》Parte1 第一章 7

      Winston dejó  de escribir,  en parte debido  a que le daban calambres.  No  sabía por  qué había soltado esta sarta de incongruencias. Pero lo curioso era que mientras lo  hacía se le había aclarado otra  faceta  de  su  memoria  hasta  el  punto  de  que  ya  se  creía  en  condiciones  de  escribir  lo  que realmente  había  querido  poner  en  su  libro.  Ahora  se  daba  cuenta  de  que  si  había  querido  venir  a casa a empezar su diario precisamente hoy era a causa de este otro incidente.

      Había ocurrido aquella misma mañana en el Ministerio, si es que algo de tal vaguedad podía haber ocurrido.

      Cerca de las once y ciento en el Departamento de Registro, donde trabajaba Winston, sacaban las  sillas  de  las  cabinas  y  las  agrupaban  en  el  centro  del  vestíbulo,  frente  a  la  gran  telepantalla, preparándose para los Dos Minutos de Odio. Winston acababa de sentarse en su sitio, en una de las filas  de  en  medio,  cuando  entraron  dos  personas  a  quienes  él  conocía  de  vista,  pero  a  las  cuales nunca  había  hablado.  Una  de  estas  personas  era  una  muchacha  con  la  que  se  había  encontrado frecuentemente  en  los  pasillos.  No  sabía  su  nombre,  pero  sí que  trabajaba  en el Departamento  de Novela. Probablemente —ya que la había visto algunas veces con las manos grasientas y llevando paquetes de composición de  imprenta— tendría alguna  labor  mecánica en una de  las máquinas de escribir  novelas.  Era  una  joven  de  aspecto  audaz,  de  unos  veintisiete  años,  con  espeso  cabello negro, cara pecosa y movimientos rápidos y atléticos. Llevaba el «mono» cedido por una estrecha faja  roja  que  le  daba  varias  veces  la  vuelta  a  la  cintura  realzando  así  la  atractiva  forma  de  sus caderas;  y  ese  cinturón  era  el  emblema  de  la  Liga  juvenil  AntiSex.  A  Winston  le  produjo  una sensación desagradable desde el primer momento en que la vio. Y sabía la razón de este mal efecto: la atmósfera de los campos de hockey y duchas frías, de excursiones colectivas y el aire general de higiene mental que trascendía de ella. En realidad, a Winston le molestaban casi todas las mujeres y especialmente  las  jóvenes  y  bonitas porque eran siempre  las  mujeres,  y sobre todo  las  jóvenes,  lo más  fanático  del Partido,  las  que  se  tragaban  todos  los slogans  de  propaganda  y abundaban  entre ellas  las  espías  aficionadas  y  las  que  mostraban  demasiada  curiosidad  por  lo  heterodoxo  de  los demás.  Pero  esta  muchacha  determinada  le  había  dado  la  impresión  de  ser  más  peligrosa  que  la mayoría. Una vez que se cruzaron en el corredor, la joven le dirigió una rápida mirada oblicua que por unos momentos dejó aterrado a Winston. Incluso se le había ocurrido que podía ser una agente de  la  Policía  del  Pensamiento.  No  era,  desde  luego,  muy  probable.  Sin  embargo,  Winston  siguió sintiendo  una  intranquilidad  muy  especial  cada  vez  que  la  muchacha  se  hallaba  cerca  de  él,  una mezcla de miedo y hostilidad. La otra persona era un hombre llamado O'Brien, miembro del Partido Interior  y titular de un cargo tan remoto e importante, que Winston tenía una idea muy confusa de qué  se  trataba.  Un  rápido  murmullo  pasó  por  el  grupo  ya  instalado  en  las  sillas  cuando  vieron acercarse el «mono» negro de un miembro del Partido  Interior. O'Brien era un  hombre corpulento con un ancho cuello  y un rostro basto, brutal,  y sin embargo rebosante de buen humor. A pesar de su formidable aspecto, sus modales eran bastante agradables. Solía ajustarse las gafas con un gesto que tranquilizaba a sus interlocutores, un gesto que tenía algo de civilizado, y esto era sorprendente tratándose de algo tan leve. Ese gesto —si alguien hubiera sido capaz de pensar así todavía— podía haber recordado  a un aristócrata del siglo  XVI ofreciendo  rapé en su cajita.  Winston había visto  a O'Brien quizás sólo una docena de veces en otros tantos años. Sentíase fuertemente atraído por él y no  sólo  porque  le  intrigaba  el  contraste  entre  los  delicados  modales  de  O'Brien  y  su  aspecto  de campeón  de  lucha  libre,  sino  mucho  más  por  una  convicción  secreta  que  quizás  ni  siquiera  fuera una convicción, sino  sólo  una esperanza— de que la ortodoxia política de O'Brien no  era perfecta. Algo había en su cara que le impulsaba a uno a sospecharlo  irresistiblemente. Y quizás no fuera ni siquiera  heterodoxia  lo  que  estaba  escrito  en  su  rostro,  sino,  sencillamente,  inteligencia.  Pero  de todos  modos  su  aspecto  era  el de  una  persona  a  la  cual se  le  podría  hablar  si,  de  algún  modo,  se pudiera  eludir  la  telepantalla  y  llevarlo  aparte.  Winston  no  había  hecho  nunca  el  menor  esfuerzo para  comprobar  su  sospecha  y es  que,  en  verdad,  no  había  manera  de  hacerlo.  En este  momento, O'Brien miró su reloj de pulsera y, al ver que eran las once y ciento, seguramente decidió quedarse en el Departamento  de  Registro  hasta  que  pasaran  los  Dos  Minutos  de  Odio.  Tomó  asiento  en  la misma  fila que Winston, separado de él por dos sillas., Una mujer  bajita  y de cabello color arena, que trabajaba en  la cabina  vecina a la de Winston, se instaló  entre ellos.  La muchacha del cabello negro se sentó detrás de Winston.

          溫斯頓停下了筆,一半是因為他感到手指痙攣。他也不知道是什么東西使他一瀉千里地寫出這些胡說八道的話來。

          但奇怪的事情是,他在寫的時候,有一種完全不同的記憶在他的思想中明確起來,使他覺得自已有能力把它寫下來。他現在認識到,這是因為有另一件事情才使他突然決定今天要回家開始寫日記。

          如果說,這樣一件模模糊糊的事也可以說是發生的話,這件事今天早上發生在部里。

          快到十一點的時候,在溫斯頓工作的紀錄司,他們把椅子從小辦公室拖出來,放在大廳的中央,放在大電幕的前面,準備舉行兩分鐘仇恨。溫斯頓剛剛在中間一排的一張椅子上坐下來,有兩個他只認識臉孔、卻從來沒有講過話的人意外地走了進來。其中有一個是他常常在走廊中遇到的一個姑娘。

          他不道她的名字,但是他知道她在小說司工作。由于他有時看到她雙手沾油,拿著扳鉗,她大概是做機械工的,拾掇那些小說寫作機器。她是個年約二十七歲、表情大膽的姑娘,濃濃的黑發,長滿雀斑的臉,動作迅速敏捷,象個運動員。她的工作服的腰上重重地圍了一條猩紅色的狹緞帶,這是青年反性同盟的標志,圍的不松不緊,正好露出她的腰部的苗條。溫斯頓頭一眼看到她就不喜歡她。他知道為什么原因。這是因為她竭力在自己身上帶著一種曲棍球場、冷水浴、集體遠足、總的來說是思想純潔的味道。幾乎所有的女人他都不喜歡,特別是年輕漂亮的??偸桥?,尤其是年輕的女人,是黨的最盲目的擁護者,生吞活剝口號的人,義務的密探,非正統思想的檢查員。但是這個女人使他感到比別的更加危險。有一次他們在走廊里遇到時,她很快地斜視了他一眼,似乎看透了他的心,剎那間他充滿了黑色的恐懼。他甚至想到這樣的念頭:她可能是思想警察的特務。不錯,這是很不可能的。但是只要她在近處,他仍有一種特別的不安之感。這種感覺中摻雜著敵意.也摻雜著恐懼。

          另外一個人是個叫奧勃良的男人,他是核心黨員,擔任的職務很重要,高高在上,因此溫斯頓對他職務的性質只有一種很模糊的概念。椅子周圍的人一看到核心黨員的黑色工作服走近時,都不由得肅靜下來。奧勃良是個體格魁梧的人,脖子短粗,有著一張粗獷殘忍、興高采烈的臉。盡管他的外表令人望而生畏,他的態度卻有一定迷人之處。他有一個小動作奇怪地使人感到可親,那就是端正一下鼻梁上的眼鏡;也很難說清楚,這奇怪地使人感到很文明。如果有人仍舊有那樣想法的話,這個姿態可能使人想到一個十八世紀的紳士端出鼻煙匣來待客。溫斯頓大概在十多年來看到過奧勃良十多次。他感到對他特別有興趣,這并不完全是因為他對奧勃良彬彬有禮的態度和拳擊師的體格的截然對比感到有興趣。

          更多的是因為他心中暗自認為——也許甚至還不是認為,而僅僅是希望——奧勃良的政治信仰不完全是正統的。他臉上的某種表情使人無法抗拒地得出這一結論。而且,表現在他臉上的,甚至不是不正統,而干脆就是智慧。不過無論如何,他的外表使人感到,如果你能躲過電幕而單獨與他在一起的話,他是個可以談談的人。溫斯頓從來沒有做過哪怕是最輕微的努力來證實這種猜想;說真的,根本沒有這樣做的可能?,F在,奧勃良瞥了一眼手表,看到已經快到十一點了,顯然決定留在紀錄司,等兩分鐘仇恨結束。他在溫斯頓那一排坐了下來,相隔兩把椅子。中間坐的是一個淡茶色頭發的小女人,她在溫斯頓隔壁的小辦公室工作。那個黑頭發的姑娘坐在他們背后一排。
       

      頂一下
      (0)
      0%
      踩一下
      ()
      0%

      熱門TAG: 1984 閱讀


      ------分隔線----------------------------
      [查看全部]  相關評論
      欄目列表
      論壇新貼
      ? 9420免费观看在线大全