<tbody id="4u1mc"></tbody>
      <s id="4u1mc"><object id="4u1mc"></object></s>

      <button id="4u1mc"><object id="4u1mc"></object></button><th id="4u1mc"></th>
      <tbody id="4u1mc"></tbody>
      <button id="4u1mc"></button>

      西班牙語學習網

      • 高級搜索
      • 收藏本站
      • 網站地圖
      • RSS訂閱
      • 設為首頁
      • TAG標簽
      • TAG列表
      • 關鍵字列表
      當前位置: 首頁 » 西班牙語閱讀 » 《1984》 » 正文

      中西閱讀:《1984》Parte1 第七章 4

      時間:2012-08-26來源:互聯網  進入西班牙語論壇
      核心提示:中西閱讀:《1984》Parte1 第七章 4 4 Cmo saber qu era verdad y qu era mentira en aquello? Despus de todo, poda ser verdad que la Humanidad estuviera mejor entonces que antes de la Revolucin. La nica prueba en contrario era la prote
      (單詞翻譯:雙擊或拖選)

      中西閱讀:《1984》Parte1 第七章 4

      4
      ¿Cómo saber qué era verdad y qué era mentira en aquello? Después de todo, podía ser verdad que  la  Humanidad  estuviera  mejor  entonces  que  antes  de  la  Revolución.  La  única  prueba  en contrario   era  la  protesta  muda  de   la  carne   y  los   huesos,   la   instintiva  sensación  de  que   las condiciones  de  vida  eran  intolerables  y  que  en  otro  tiempo  tenían  que  haber  sido  diferentes.  A Winston  le  sorprendía  que  lo  más  característico  de  la  vida  moderna  no  fuera  su  crueldad  ni  su inseguridad, sino  sencillamente su vaciedad, su absoluta falta de contenido. La vida no se parecía, no  sólo  a  las  mentiras  lanzadas  por  las  telepantallas,  sino  ni  siquiera  a  los ideales  que  el  Partido trataba de lograr. Grandes zonas vitales,  incluso para un miembro del Partido, nada tenían que ver con la política: se trataba sólo de pasar el tiempo en inmundas tareas, luchar para poder meterse en el Metro, remendarse un calcetín como un colador, disolver con resignación una pastilla de sacarina y  emplear  toda  la  habilidad  posible  para  conservar  una  colilla.  El  ideal  del  Partido  era  inmenso, terrible  y  deslumbrante;  un  mundo  de  acero  y  de  hormigón  armado,  de  máquinas  monstruosas  y espantosas  armas,  una  nación  de  guerreros  y  fanáticos que  marchaba  en  bloque  siempre  hacia adelante en unidad perfecta, pensando todos los mismos pensamientos y repitiendo a grito unánime la misma consigna, trabajando  perpetuamente, luchando, triunfantes, persiguiendo  a los traidores... trescientos  millones  de  personas  todas  ellas  con  las  misma  cara.  La  realidad  era,  en  cambio: lúgubres ciudades donde la gente, apenas alimentada, arrastraba de un lado a otro sus pies calzados con agujereados zapatos y vivía en ruinosas casas  del siglo  XIX en las que predominaba el olor  a verduras  cocidas  y  retretes  en  malas  condiciones.  Winston  creyó  ver  un  Londres  inmenso  y  en ruinas, una ciudad de un millón de cubos de la basura y, mezclada con esta visión, la imagen de la señora  Parsons  con  sus  arrugas  y  su  pelo  enmarañado  tratando  de  arreglar  infructuosamente  una cañería atascada.

      Volvió  a  rascarse  el  tobillo.  Día  y  noche  las  telepantallas  le  herían  a  uno  el  tímpano  con estadísticas según las cuales todos tenían más alimento, más trajes, mejores casas, entretenimientos más divertidos, todos vivían más tiempo, trabajaban menos horas, eran más sanos, fuertes, felices, inteligentes y educados que los que habían vivido hacía cincuenta años. Ni una palabra de todo ello podía  ser  probada  ni  refutada.  Por  ejemplo,  el  Partido  sostenía  que  el  cuarenta  por  ciento  de  los proles adultos sabía  leer  y escribir  y que antes de  la Revolución todos ellos,  menos un quince por ciento,  eran  analfabetos.  También  aseguraba  el  Partido  que  la  mortalidad  infantil  era  ya  sólo  del ciento sesenta por mil mientras que antes de la Revolución había sido del trescientos por mil... y así sucesivamente. Era como una ecuación con dos incógnitas. Bien podía ocurrir que todos los libros de historia fueran una pura fantasía. Winston sospechaba que nunca había existido una ley sobre el jus  primae  noctis  ni  persona  alguna  como  el  tipo  de  capitalista  que  pintaban,  ni  siquiera  un sombrero como aquel que parecía un tubo de estufa.

          這里面有多少是謊言,你怎么能知道呢?現在一般人的生活比革命前好,這可能(might)是確實的。唯一相反的證據是你自己骨髓里的無聲的抗議,覺得你的生活條件在無法忍受以前一定有所不同的這種本能感覺。他忽然覺得現代生活中真正典型的一件事情倒不在于它的殘酷無情、沒有保障,而是簡單枯燥、暗淡無光、興致索然。你看看四周,就可以看到現在的生活不僅同電幕上滔滔不絕的謊言毫無共同之處,而且同黨要想達到的理想也無共同之處。甚至對一個黨員來說,生活的許多方面都是中性的,非政治性的,單純地是每天完成單調乏味的工作、在地鐵中搶一個座位、補一雙破襪子、揩油一片糖精、節省一個煙頭。而黨所樹立的理想卻是一種龐大、可怕、閃閃發光的東西,到處是一片鋼筋水泥、龐大機器和可怕武器,個個是驍勇的戰士和狂熱的信徒,團結一致地前進,大家都思想一致、口號一致,始終不懈地在努力工作、戰斗、取勝、迫害——三億人民都是一張臉孔。而現實卻是城市破敗陰暗,人民面有菜色,食不果腹,穿著破鞋在奔波忙碌,住在十九世紀東補西破的房子里,總有一股爛白菜味和尿臊臭。他仿佛見到了一幅倫敦的田景,大而無當,到處殘破,一個由一百萬個垃圾筒組成的城市,在這中間又有派遜斯太太的一幅照片,一個面容憔悴、頭發稀疏的女人,毫無辦法地在拾掇一條堵塞的水管。

          他又伸下手去搔一搔腳脖子。電幕日以繼夜地在你的耳邊聒噪著一些統計數字,證明今天人們比五十年前吃得好,穿得暖,住得寬敞,玩得痛快——他們比五十年前活得長壽,工作時間比五十年前短,身體比五十年前高大、健康、強壯,日子比五十年前過得快活,人比五十年前聰明,受到教育比五十年前多。但沒有一句話可以證明是對的或者是不對的。例如,黨聲稱今天無產者成人中有百分之四十識字;而革命前只有百分之十五。黨聲稱現在嬰兒死亡率只有千分之一百六十,而革命前是千分之三百——如此等等。這有點象兩個未知數的簡單等式。很有可能,歷史書中的幾乎每一句話,甚至人們毫無置疑地相信的事情,都完全出之于虛構。誰知道,也許很有可能,從來沒有象“初夜權”那樣的法律,或者象資本家那樣的人,或者象高禮帽那樣的服飾。 

      頂一下
      (0)
      0%
      踩一下
      ()
      0%

      熱門TAG: 閱讀 1984


      ------分隔線----------------------------
      [查看全部]  相關評論
      欄目列表
      論壇新貼
      ? 9420免费观看在线大全